Ejército

Hay que arreglar cuentas con Kornilov

La memoria prodigiosa de León Trotsky nos acerca una serie de anécdotas bellas que enriquecen aun más, la gran gesta de la clase obrera rusa y sus más grandes figuras.

En agosto este general asomó la cabeza: era Kornilov. Tseretelli pidió ayuda a los marineros de Kronstadt y éstos no se la negaron. El crucero “Aurora” fondeó en las aguas del Neva. Observé, ya a través de los barrotes de la celda, cómo y con cuánta rapidez se realizaba mi predicción. Los marineros del “Aurora” mandaron una comisión a la cárcel a hablar conmigo, a la hora de las visitas, para que les a aconsejase si debían proteger el Palacio de Invierno o tomarlo por asalto. Les recomendé que antes de arreglar cuentas con Kerensky se deshicieran de Kornilov.
- No perderemos nada-dije.
- ¿Nada...?
- ¡Nada!

VER TODAS LAS NOTAS DEL DÍA